Belleza y deseo

13 junio 2014
Etiquetas: , ,

Me he pasado toda mi adolescencia y parte de mi adultez creyendo que los hombres no podían desearme porque estaba gorda. Escondida bajo la comida como coartada para no afrontar mi miedo. Me costó deshacer aquella creencia.

Y ahora estoy calva. Ese escenario no existía ni en mis peores pesadillas. Mi pelo era una de las partes que más me gustaba de mí. Y lo sigue siendo. Estar calva era algo que me sentía sencillamente incapaz de afrontar. Así que desear y ser deseada estando calva ni planteárselo.

Y resulta que estoy calva, y gorda, y me siento guapa. Llevo unas semanas que personas queridas, conocidas y desconocidas se acercan a mí para decirme lo guapa que estoy, a lo que unos añaden expresamente, y otros veladamente “aún estando calva”.

Al principio pensé que lo hacían por compasión, pero ya es demasiada gente y mucha de ella demasiado honesta conmigo habitualmente ;-) como para saber que va en serio. Me ven guapa.

Porque llevo unas semanas en que el deseo se está apoderando de mí. He pasado los últimos meses metida hacia dentro, y el deseo sólo llega cuando te abres, cuando abres los poros de tu piel, cuando vuelves a mirar. Y yo estaba demasiado ocupada en lo que estaba pasando dentro de mí como para abrir mi ser.

Pero ya estoy de vuelta en mi ser deseante y deseado. El que siempe fue, el que sigue siendo: yo.

Y es que me miro al espejo y, entre extrañada y azorada, tengo que dar la razón a los que me dicen que estoy guapa: lo estoy. Algo muy íntimo se ha instalado dentro de mí, con pelo o sin él.

Además estas últimas semanas el deseo y la belleza está rodeándome de una forma muy directa, para hacerme despertar:

He tenido unas conversaciones increibles sobre este tema con personas a las que quiero y que me han confiado su ser en ese sentido.

He recuperado recuerdos que tenía dormidos con una fuerza que a veces me ha dejado sin respiración.

Tuve una sesión de biodanza acuática con un grupo grande de gente ante la que me quedé calva, y dancé y miré y fui mirada. Una experiencia que fue todo un reto para mí pero en la que me sentí viva y libre. Y muy acogida por quienes me miraron.

He leído un libro que ha supuesto para mí un cambio de mirada en algunos aspectos claves de este tema y que desde aquí recomiendo vivamente. Se llama “Sexualidad. Planteamientos y claves para la intervención profesional en el ámbito de la discapacidad” De Agustín Malón y el grupo de CADIS Huesca. Si no conocéis su trabajo, no os lo perdáis en este enlace.

He estado en mis amadas Mallorca y Menorca, bañando mi calva en el mar. Sintiendo en cada poro de mi piel la belleza, y mi belleza. Y explicándoles, por cierto, a los niños y niñas con quienes estaba el significado para mí de estar calva y de mostrarse calva como mujer. Dos aspectos que en este proceso no siempre han ido de la mano dentro de mí.

Y ayer en twiter gracias a Mercedes Moya (si no la conocéis mirad su blog) me llegó esta maravilla, para la que no hacen falta palabras. Vedlo, vedlo, vedlo (y nunca mejor dicho):

Y hoy la conversación del desayuno me ha llevado a escribir todo esto. Y a decir: bienvenido seas, mundo, de nuevo a mi piel ;-)

Pepa

19 comentarios a “Belleza y deseo”

  1. Qué bueno y qué bello. Me recuerda lo buena que es el agua para volver a la esencia…

  2. Totalmente de acuerdo contigo, bella, siempre bella.
    Seguiré luchado por tener el privilegio de verte dar un curso en Andorra! Un abrazo Pepa, se te quiere y se te admira.

  3. Mirarte y sentir tu belleza y sentirme mirada por ti son privilegios que la vida me ha regalado

  4. Hola Pepa, sigo tu blog desde que leí tu libro “Ser madre, saberse madre, sentirse madre” , cuand me estrenè en esto de la maternidad. Hace dos años que adoptè a mis dos hijos procedentes de China y es lo mejor que me ha pasado en la vida. Quiero decirte simplemente que eres una valiente por decir las cosas por su nombre, por tu claridad y tu franqueza a la hora de compartir. Gracias Pepa, es un placer leerte

  5. El agua y la mirada del otro… Ya verás ;-)
    Tq, Almu,
    Pepa

  6. Mi querida Elsa, gracias por esa lucha de verdad.
    Un abrazo inmenso,
    Pepa

  7. Sin palabras, Carmen.
    Tq,
    Pepa

  8. Gracias a ti, Marga, y una caricia de mi parte a esos dos corazones.
    Pepa

  9. ¡Gracias por compartir tu ser!!! Con todos sus miedos y debilidades. Lo que haces no es fácil. No. Puedes estar segura de tu belleza. Y no hablo sólo de la belleza interior.
    El video es una maravilla. Lo voy a compartir con los alumnos de cuarto. ¡Les va a sugerir muchas cosas!
    Gracias de nuevo.
    Por todo…
    Sacramento.

  10. Pepa,gracias por compartir tus batallas,gracias por ayudar a tanta gente y por hacerme sentir tantas cosas cada vez que te leo o cada vez que busco nuevas publicaciones tuyas.
    Desde que te escuchamos el pasado Otoño en las Xornadas en la Facultad de Psicoloxía en Santiago de Compostela, eres un modelo, un referente en ese camino en el que caminaremos siempre hacia adelante, unas veces más rápido, otras más despacio…con la Psicología de la mano, buscando esas oportunidades que tanto escasean en este momento para los jóvenes.
    Eres una mujer guerrera muy especial, un referente! Gracias!

  11. Mi querida Sacra,

    Gracias por tus palabras ;-) y por tu presencia siempre. Y ojalá les gustara el video!
    Abrazo,
    Pepa

  12. Gracias, Marta, ciertamente aquella conferencia fue especial y es que vuestra tierra..me pilla parte del alma ;-)
    Gracias por decirme cosas tan bonitas, especialmente por lo de guerrera ;-)
    Un abrazo grande,
    Pepa

  13. He visto a Pepa en varias ocasiones, creo que en 2 charlas y 3 cursos (o algo así). Ayer estuve en otra de sus charlas y, sinceramente, la vi con la mirada más dulce y tranquila que nunca. Y el pañuelo le queda tan bien!
    Como siempre, provocándome nuditos en la tripa y chispitas en los ojos.
    Le envío el abrazo que no le di. Gracias.

  14. Jooo gracias! La próxima vez no te vayas sin que te abrace ;-)

  15. Precioso Pepa!! Ya iba siendo hora de que te sintieras tan bella por fuera como lo eres por dentro… Por fin puedes abrir los ojos y verte como todos te vemos… Te queremos un montón.

  16. Y yo a vosotros, Patri. Gracias de corazón por recordármelo siempre, una y otra vez ;-)
    Pepa

  17. Ho la Pepa, es posible que no sepas quien soy, pero tenia la necesidad de escribirte, ya que has tocado mi alma .He tenido el privilegio de conocerte y te diré que el tiempo que he compartido contigo (4 días,5hotas cada uno) ha sido maravilloso, “aunque excesivamente corto”, eres tan especial y humana que me has echo sentir feliz y recuperar un poco de seguridad ya que por todo lo que .me rodea muchas veces me siento fatal. Cuanto necesita este mundo de personas como tú!!!!!!!!..Te admiro por tu sensatez, por tu sabiduría y por tus ganas de luchar, y me alegro por todas las personas que te rodean, que suerte tienen de que estés ahí! !!!
    Por cierto estas guapísima con tus pañuelos, forman parte de lo especial que eres, cuidate.

  18. Querida Beatriz,
    Gracias de corazón por tu comentario. Ese grupo y ese taller, a base de trabajar con vosotros y por lo especiales que fueron las sesiones de biodanza no voy a olvidarlo. He disfrutado y aprendido muchísimo con vosotros. Te mando una caricia de animo especial para ti, conmovida por tus palabras.
    Pepa

  19. Pues te voy a decir lo que pensé ayer: hacía mucho que no seguía tu trabajo, así que no conocía tu situación. La descubrí buscando conferencias tuyas. Y me comí varias seguidas.
    Si antes tenías desparpajo y comunicabas bien, ahora tienes algo en tu actitud que te hace todavía más magnética. Iba para un video y me vi dos conferencias rnteras de seis o siete en youtube. Y viéndote moverte, gesticular, comunicar… con tu pañuelo bien puesto me descubrí pensando algo que no tenía nada que ver con tu trabajo: “coñe, pues me gusta más con el pañuelo”.

    Quizáces una tontería, pero tienes una actitud que se contagia a todo en ti. Y también se te ve más la cara que antes, que siempre es bueno :)

    Un abrazo enorme, sigue haciendo un trabajo tan maravilloso.

Dejar un comentario