Una tarta de queso

17 noviembre 2016
Etiquetas: ,

¡Cómo explicarlo! ¡¿Cómo describir la sensación cuando alguien te cuida y te mima tanto como para llevarte a un lugar que es un entorno de seguridad, un entorno afectivo creado a su vez por alguien a quien no conoces de nada, a quien no has visto jamás y sin embargo a quien no vas a poder olvidar?!.

Euskadi es una tierra extraña y bella, eso no es un secreto para nadie. Tampoco lo es que parte de mis orígenes están allí. Pero lo que me conmueve profundamente es que cada vez que viajo por allí algo escondido, inesperado llega a mi vida. Tengo amigos en todas sus tierras, Vitoria, Bilbao, Donosti… amigos que de una forma curiosa permanecen en mi vida. Nos vemos poco objetivamente pero nunca dejamos de vernos. Pasan los años y nos reencontramos y la conversación fluye de un modo suave, profundo y conmovedor. Son amigos que no están en mi cotidianidad, pero que me llegan al alma de una forma diáfana.

Pero los amigos de los que hablo son amigos míos hace muchos años ya. Y sin embargo, los tres o cuatro viajes de trabajo que hago por allí cada año me regalan nuevos encuentros, nuevos rostros. Gente que demuestra un nivel técnico, un rigor profesional y una humanidad nada presuntuosa. Orgullosa sí, pero en absoluto engreída. Y son personas, asociaciones, instituciones que desarrollan su trabajo en el ámbito social, educativo o judicial (los tres ámbitos en los que suelo trabajar allí) con un nivel de calidad que los convierten en referentes para mí y para muchos otros profesionales de mi ámbito en España. Así que me entran ganas de ampliar ese ramillete de amigos de allí, de mantener el contacto, de seguirles la pista, sólo para poder seguir compartiendo conversaciones de alma en lugares inesperados.

Una de esas personas de las que hablo, con quien ya me encontré con el alma hace tres años, y de nuevo el año pasado y de nuevo éste me ha hecho un regalo infinito que merece esta entrada de blog. Él es un buen hombre, aunque él nunca lo diría, pero como estas lineas son mías puedo hacerlo ;-). Tiene una visión del trabajo asociativo tan inusual como certera, ha transformado el tejido social de Guipuzkoa y lo que es más importante, la vida de muchos chicos y chicas que están a su cargo y del equipo espectacular con el que cuenta. Es un padre tierno y un profesional que cree y le apasiona lo que hace aunque eso le lleve a sufrir a veces. Me llevó, me recogió, volvió para poder comer conmigo y llevó a su segundo de a bordo, otro profesional increible y otra persona estupenda. Cuidado, cuidado y cuidado. Los pequeños grandes detalles. Y me dijo: he reservado para comer en un sitio que sé que te va a gustar.

Y vaya si me gustó. Es curioso, porque durante los dos días he estado trabajando con los equipos un concepto clave para el trabajo que se desarrolla en los centros de protección: el espacio de seguridad y la afectividad consciente que los adultos necesitan desarrollar para crear ese espacio para los chicos. Pues cuando salí del restaurante pensaba: quizá en vez de un curso mío deberían ir a comer a este restaurante y vivirían lo que es un entorno afectivo y de seguridad. Y no haría falta más explicación. Como digo yo siempre, una vivencia de “tripas” (en este caso, literalmente además) vale más que cualquier discurso, incluidos los míos ;-)

Hay algo mágico en ese lugar. Por supuesto la decoración llena de pequeños detalles, sombreros curiosos y demás. Obviamente el mimo en la comida deliciosa, sin la cual el cuidado resultaría falso. Pero sobre todo Arkaiz (espero no equivocarme al escribir su nombre). Un hombre que te abraza cuando te conoce, que es capaz de darte un beso en el cuello si pasa por detrás, te ha estado observando y cree que lo necesitas, y lo hace con tanta ternura que no sólo no incomoda sino que te hace sentir mimada y querida, alguien que flota por las mesas dándose cuenta de todo sin que notes nada…alguien que ha cocinado una de las mejores tartas de queso que he probado en mi vida. No sé cómo explicarlo. Y sin embargo, al mismo tiempo, es justo lo que trabajo para lograr que los equipos técnicos creen en los centros.

Es el aire que logra que respires, hecho de calidez y hogar, pero al mismo tiempo de respeto. Un lugar donde puedes estar solo y sentirte cuidado, donde puedes conversar o estar en silencio, donde todo fluye sin estridencias porque hay alguien que cuida con consciencia de que sea así: cada pequeño detalle, cada gesto. Y también alguien que en una sociedad como la vasca, no tiene miedo a mostrarse, al contacto físico y a mirarte a los ojos. Sin sombra. Sin miedo.

No me queda más que copiar el nombre y la dirección. Por si alguien quiere ir a comprobar lo que yo llamo un espacio de seguridad, lo que significa mantener la afectividad con consciencia.

Restaurante Zumardi
Orkolaga Kalea 2 bajo
Hernani

Id, sentaos a una mesa y dejaos cuidar. Gracias, Josu, por llegar a mi alma. Gracias, Miguel, por la comida. Gracias al equipo de Agintxari por todo lo compartido. Y Arkaiz, no sólo no te olvidaré sino que volveré ;-)

Pepa

Pd. No pude evitarlo: repetí ración de tarta de queso. Y me la regaló. Eso, aunque no sea lo más importante, pero hace también lo que vives real. Porque las cosas más especiales son regalos, siempre son regalos. Para él ver mi emoción al comerla, para mí que me la regalara.

2 comentarios a “Una tarta de queso”

  1. Iremos! Pondremos nuestro granito de arena para apoyar a quienes construyen de facto un mundo mejor.
    Bien por Arkaiz!
    Y a Palma mañana! Biennnnnn :-)
    Hasta mañana!
    tiAnna y JC

  2. Querida Pepa… Sigo estando por aquí a pesar de mi ausencia por escrito. Sigo leyéndote e impregnándome de ti; de tu bondad, tu energía, tu pasión, tu magia.
    Voy leyendo cada una de las palabras que escribes, y las considero un regalo, aunque el mayor de todos fue conocerte. Recuerda que a orillas del Cantábrico hay mucha gente deseando volver a verte; volver a escucharte.

    Un abrazo fuerte, de los que se siente más por dentro que por fuera. Relleno de admiración, agradecimiento y cariño. Algún día te lo daré en persona!!

Dejar un comentario