Ser familia

9 diciembre 2011

Una de las cosas maravillosas que tiene mi trabajo es que te vas encontrando cada día motivos para la esperanza y para la fe (sin dar a esta palabra connotación religiosa alguna). Esos motivos te aparecen en forma de personas, de organizaciones, de rostros que se quedan grabados dentro de ti: personas que te escuchan en una conferencia y luego se acercan a ti y te cuentan su dolor, personas que creen en el trabajo bien hecho y ponen su alma en ello, personas que conciben que trabajando con personas la rigurosidad en los conocimientos, técnicas y metodologías no es negociable, pero tampoco lo es la humanidad, el trabajo con la propia historia personal, la vulnerabilidad y el reconocimiento de la propia impotencia. Conocer los propios límites y saber pedir ayuda forman parte de las habilidades necesarias para un buen profesional en el ámbito de protección.

Pues todo ello lo encuentro a diario, pero hoy quiero hacer desde aquí un homenaje particular a la gente de IGAXES3 con la que trabajé hace unas semanas, y a cuatro grandes hombres galegos (y al quinto ausente pero presente) que me llevaron a cenar en una noche lluviosa en Santiago. Vaya para ellos mi reconocimiento y mi agradecimiento. Por ser quienes son y como son, por estar donde están, por hacer lo que hacen, y por representar a toda esa gente que guardo en el alma y me recuerda a menudo que este trabajo nuestro es un privilegio, porque nos da la oportunidad de generar vida y esperanza además de, en algunas raras y preciadas ocasiones, devolver la memoria y la justicia a quienes no la tuvieron.

Comparto con vosotros un video que me grabaron en ese último viaje, en el que me preguntaron qué hacía falta para ser familia de un niño o niña. Era un día en que estaba agotada, llevaba ocho o nueve talleres seguidos en dos semanas, pero si os olvidáis de mi mirada cansada, creo que os gustará. Aún hay otro video en el que hablo también de nuestra profesión, pero ése os dejo a vosotros la opción de si queréis buscarlo.

Pepa

Pepa Horno: para ser pai ou nai hai que vencer o medo from Igaxes3 on Vimeo.

15 comentarios a “Ser familia”

  1. Es increíble cómo has sido capaz de conseguir resumir lo que es la esencia de la familia en tan poquitos minutos. Es como esos frasquitos de perfume pequeñitos pero que, cuando los abres, su esencia se expande por toda la habitación y la llena de perfume. Muchas gracias por esa facilidad que tienes de hacernos llegar cosas tan profundas con tanta sencillez.

  2. Cuatro hombres galegos (y el quinto ausente)no dejan de aprender de tí cada vez que están contigo……

  3. Qué sabias son tus palabras. Supongo que como dicen por ahí solo se teme aquello que no se conoce. En este mundo de
    crisis y más crisis, tan solo el conocimiento nos puede ayudar.Gracias por aportar tu granito de arena

  4. Un abrazo, Pepa. Fue un placer conocerte y la verdad es que estas cenas en las que entre todos nos cargamos las pilas sirven para entender tambien lo que es la familia. Besos gracias por venir y estar.

  5. Bien dicho. Gracias por comunicar al mundo… por abrir ojos y corazón a los demás. Besos

  6. Fenomenal Pepa. Ahora que me estoy volviendo moderno te he facebookeado y twiteado. Que mis seguidores te oigan. Besos.

  7. Fenomenal Pepa.

    Me ha sabido a mucho ver el vídeo. Sabias palabras en 3 minutos, algo que te he escuchado otras veces y que tanto hay que seguir repitiendo!;)

    Añadiría, además de la expresión de emociones y sentimientos, el hecho de saber gestionarlos con autoregulación y feedback. Un saber cuidar de forma progresiva…ya sabes de lo que hablo…jeje :)

    Un abrazo :)

    Sandra

  8. Bueno, parece que mis ojos cansados sí lograron comunicar :-) Gracias a todos, de verdad.
    Isabel, Belén, Patricia, gracias madres, sabéis de sobra de lo que hablo.
    Xose, me encanta tu blog “No me pidan calma”.
    Sandra, estoy contigo: para mí gestionar emociones, pasa por nombrarlas, reconocerlas, honrarlas, diferenciarlas, y regularlas, darles una respuesta propia y del otro. Ahi es nada.
    Profe, bienvenidas sean las tecnologías, me llevas mucho adelanto en eso :-)y
    a Carlos y a Xose, como decía mi madre, “amar es estar ahí”, y de eso vosotros y los otros tres :-) sabéis mucho.
    Un abrazo agradecido,
    Pepa

  9. Pepa hoy he escuchado tu video, he leido tu escrito sobre ser familia y siento resonar dentro de mí el compromiso profundo que he adquirido en esta nueva etapa en mi vida. Hoy sé que tengo tiempo, amor para acoger y suficiente conciencia para establecer los limites necesarios y enseñar a utilizarlos en este mundo que nos toca vivir. Sí, pienso que ahora puedo ser padre. Gracias por tu luz amiga mía.

  10. OLÉ!
    Un fuerte abrazo y enhorabuena.

  11. Ostras,Pepa.cómo se ve uno reflejado en lo que dices,y en cómo lo dices.Simplemente muchas gracias por recordarnos de vez en cuando que no somos perfectos ni como personas ni como padres y/o madres;pero eso no implica que debamos hundirnos cada vez que nuestros hijos “nos ayudan” a sacar lo malo que tenemnos dentro. POr suerte, triunfan los momentos de amor y consciencia, y se lo debemos´otra vez únicamente a ellos.

    UN BESO de tu família oriental

  12. […] lo que es necesario para ser familia de un niño o niña y aunque ese vídeo ya lo he colgado en mi blog personal (se puede ver en esta entrada) lo incluyo aquí […]

  13. Grande Pepa,
    Como siempre, tus palabras son un modelo a seguir, es como las piedrecitas que nos indican el camino; eres capaz de resumir en pocas palabras la esencia y la trascendencia de las relaciones personales y familiares.
    Yo también te he “facebookeado”

  14. Antonio, Antoni y Luis, qué tres padrazos! Ojalá todas las mujeres y todos los hombres viviéramos la maternidad y paternidad con tanta consciencia como vosotros.
    Eva, el camino compartido es un regalo.
    Gracias, estoy emocionada!
    Pepa

  15. Cuánta intensidad y emoción se palpa en el ambiente. Qué gusto da! Es muy emocionante y esperanzador comprobar la ilusión con la que viven las cosas los que andan metidos en estos menesteres. Lo que hacemos no es sólo un trabajo, es una vida, a veces dura, y casi siempre hermosa. Y sí, es todo un privilegio formar parte, de una u otra forma, de la vida de las personas; y se puede disfrutar tanto…
    Siento cierta envidia de lo que habéis estado haciendo en Galicia, la verdad, para qué nos vamos a engañar. Es muy necesario participar en esos encuentros de vez en cuando, si son buenos y salen bien, cargan mucha pila.
    Un abrazo muy fuerte para todos.

Dejar un comentario