El árbol que sube al cielo

17 junio 2012
Etiquetas: , , ,

Hoy ha muerto la madre de alguien a quien quiero mucho. En realidad, alguien a quien queremos mi hijo y yo. Así que de nuevo me ha tocado hablar con él sobre la muerte. Y es que tenemos un cielo algo poblado ya, un cielo que él vive como un lugar lindo, donde Trabuco, un burro al que quiso juega con la perra Curra ante los ojos maravillados de la abuela Asun, el abuelo Luis, Elena y la mamá del padrino.

Intuyo que mucha gente cree que estoy algo «loca», pero yo ya me he acostumbrado. Tanto trabajar el duelo con los niños me permitió comprender hace mucho que la dificultad ante el dolor y la ausencia se hace más y más grande conforme acumulas años de vida. Así que a mi hijo yo le hablo de la muerte, de nuestros ángeles, y siempre, como hoy, le doy la oportunidad de elegir si quiere venir a los entierros.

Le explico que un entierro es una despedida, donde la gente que se queda y está triste porque no va a poder volver a abrazar a aquella persona que amaba, recibe nuestro amor y nuestra compañía. Por eso es importante estar. Le explico que cuando morimos, para poder ir a donde quiera que vayamos, el cielo o donde sea, necesitamos volar, y que nuestro cuerpo humano, al menos hasta ahora, no ha aprendido a volar. Así que nos toca soltar el cuerpo. Y dejarlo en la tierra, para que de él salgan nuevas plantas o se alimenten los animales.

Pero si escribo todo esto esta noche es porque los niños siempre van más allá. Cuando tú crees ir, ellos ya han caminado varios bosques. Es una cuestión de segundos. Asi que cuando le he escrito mi mensaje de cada noche en la nevera (es que estamos aprendiendo a leer), en el mensaje le he preguntado si quería que le dijera algo de su parte a ella cuando la viera mañana. Y no lo ha dudado, ha dicho «que la quiero y le vas a llevar un dibujo».

Ha cogido papel, rotuladores, y ha dibujado la casa de ella junto al mar, y el cielo, y un sol, y a ella con él, y luego un árbol. Un árbol que subía del mar al cielo, y entre las ramas, ascendiendo, su madre. Y me ha dicho «dile que el árbol siempre está ahí, aunque no se vea». A esas alturas yo ya estaba llorando, serena, pero llorando. Y él ha llenado el resto del dibujo de corazones de colores para ella. Y lo ha metido en un sobre, para que se lo lleve mañana cuando vaya al entierro.

Y yo he pensado en nuestros cuentos. En nuestras historias de cada noche. Y en todos esos corazones.
Pepa

10 comentarios a “El árbol que sube al cielo”

  1. Precioso. Gracias!!

  2. Que bonito Pepa, dale tambien un beso a de mi parte..y ójala coincidamos pronto, José es mi idolo…
    besotes!!Merche

  3. Hermosísimo!! Yo también creo que los niños se les debe hablar de la muerte. Hace poco murió mi cuñado, un par de días antes de morir todos estuvimos con él reunidos deséandole un buen viaje y recordando todo lo vivido juntos. Fue un momento hermoso como familia, para grandes y chicos!! Abrazo desde México. Alejandra

  4. Sí, es precioso, y triste. Transmite melancolía; la que se siente cuando un amigo se va para siempre, o alguien muy querido… De repente se queda un vacío en el alma que nos hace preguntarnos sobre nuestra existencia, el valor real de las cosas, …. remueve por dentro. Un beso enorme para los dos ;)))).

  5. ¡Qué belleza de sentimientos y qué hermosa manera de expresarlos! Y qué afortunados sois tu hijo y tu por ser como sois y por transmitirlo para que los demás disfrutemos de ello. Gracias, Pepa y José. Os quiero.

  6. Simple y llanamente espectacular y precioso!!!
    Gracias
    Sandra

  7. Intenso!!! sin duda amor, José y tú son dos grandes maestros de la vida.

    Los quiero

  8. Gracias a todas de corazón. Nunca me acostumbraré a las maravillas de la tecnología de que haya gente leyéndome desde el otro lado del océano, qué regalo!

    Hay lugares a donde sólo se llega con alma de niño…

    Un abrazo conmovido!
    Pepa

  9. Sencillamente wao!

    Pepa me encanta las gafas con las que ves la vida! He aprendido mucho, hoy por ejemplo, a humanizar y desmitificar un hecho tan natural como comer, morir.

    Un abrazo desde Colombia

  10. Gracias a ti, Lidia, por leerme desde esa tierra que quiero tanto y guarda tanto de mi. Un abrazo! Pepa

Dejar un comentario




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies