Aprender a soñar

11 julio 2013
Etiquetas: ,

Hoy un mago que está recuperando sus dotes de soñador me ha enviado este video, que comparto tal cual. Por muchas cosas, pero sobre todo porque habla de dos cosas que son nucleares para mí y que he aprendido a leer en la vida: la magia y los saltos al vacío.

Soñar, soñar, soñar…ser valiente…confiar…

Miradlo, lo merece.
Pepa

7 comentarios a “Aprender a soñar”

  1. Soñar, confiar y atrevernos a salir de la zona de confort!!

    http://chiquitaadorada.blogspot.mx/2013/03/atrevete-sonar.html

    Un abrazote que cruce el oceáno!!

    Alejandra

  2. Además de la magia y el salto al vacío, que señala Pepa Horno, está el humor y el arte para transmitirlo. Felicidades

  3. Qué bonita tu experiencia y tu blog, Alejandra!
    Un abrazo grande y agradecido,
    Pepa

  4. Cierto, muy cierto. Es todo un arte ;-)
    Gracias!
    Pepa

  5. Mi querida Pepa, siempre me sorprendes con algo de lo que aprender. Me encantan estos Vídeos-Relatos-Gráficos, porque hacen que todo se entienda mucho más fácil. Ahora me doy cuenta de que más de una vez (y más de dos) he saltado y después me he dado cuenta de que me había olvidado las alas… No importa, ahí siempre aparece la magia…
    Un enorme beso mágico!

  6. Querida Pepa, ultimamente me siento en sincronía con tus reflexiones. No es sólo que las comparta sino que siento que los temas que nos inquietan coinciden en el tiempo. Acabo de escribir una entrada en mi blog en la que he puesto un enlace con este vídeo. La mía es una reflexión sobre la necesidad de trascender esa zona de confort para seguir creciendo, los riesgos que supone no hacerlo y al mismo tiempo la necesidad de tener también un lugar seguro en el que refugiarnos cuando esos riesgos o miedos se sienten con intensidad y nos amenazan. Que delicado equilibrio de fuerzas contradictorias supone el vivir y cuanto crecemos al tratar de construirlo! Un abrazo

  7. Imagina la confluencia de sentires y pensares, que hoy que H se va de campamento, ha vuelto José a casa del suyo. Feliz. Y yo con el.
    Gracias por contarme también de esa sincronía. Me gusta lo que te he leído, y mucho.
    Abrazos,
    Pepa

Dejar un comentario