Permanecer despierta

6 octubre 2016
Etiquetas: ,

El otro día al salir de una conferencia alguien me dijo: “Por favor, no dejes de escribir nunca tu blog. Iluminas la vida de mucha gente”. Casi no supe mostrarle lo conmovida que me quedé con sus palabras, pero no las he olvidado. Sólo pude contestarle “lo prometo” y para honrarla a ella y a sus palabras, me siento de nuevo esta noche.

Recuerdo a menudo la parábola de los talentos, uno de esos pasajes que dan sentido a la biblia completa. Ese reparto injusto y desigual combinado con la certeza de que te toque lo que te toque, hay un margen en que depende de ti la cosecha final.

Y es que mi cosecha es muy hermosa. Miro a mi alrededor y me sé bendecida. Sé que he recibido talentos indescriptibles, y no me refiero a los mios propios, sino al amor que me rodea, a las oportunidades que llegan, a las personas que se me acercan. Hoy miraba el atardecer sentada en mi terraza mientras hacía fotos de las nubes y se las enviaba a mis pacientes amigos, y escuchaba al mismo tiempo las risas de mi hijo con uno de sus grandes amigos construyendo una cabaña en la otra terraza. Y pensaba en eso, en mi privilegio.

Esta mañana he empezado mi día abrazada a mi hijo, y luego desayunando con dos amigos cuya piel se erizaba igual que la mía con lo que compartíamos. He trabajado un rato en el que me han llegado peticiones varias y ecos del signficado de lo que hago, incluida una propuesta de alguien a quien he visto una vez pero que me dice que en vez de ir a un hotel se sentiría honrado si aceptara ir a su casa a y compartir con su familia. Y un mensaje maravilloso de una ex paciente lleno de ternura y risas.

Y luego he ido a la reunión de la clase de mi hijo, donde un profesor que no tengo palabras para definir pero que, si pudiera, clonaría para todas las escuelas y niños y niñas del mundo, nos explicaba cómo iba a introducir las fracciones con música o la geometría con construcción. Y antes de entrar me esperaban abrazos amados, especialmente el de la que mi hijo llama ya “su segunda madre”. Y al salir mi hijo y su amigo me han enseñado el club que han construido en el campo que tienen de “recreo” una hora al día, en el que han construido una valla impresionante y varios espacios dentro alrededor de unos árboles (árboles que, claro está, para ellos no se pueden llamar árboles porque no puedes trepar a ellos, así que el espacio que tienen no lo llaman “bosque” como en el edificio donde estaba antes el cole que iban a un bosque, bosque, sino “campo”).

Y después un helado con los dos peques, que han llegado a casa y sin decir nada, han cogido sus carpetas y han hecho sus deberes antes de construir su cabaña. En esas andaban cuando ha llegado a casa una amiga que se ha escapado cinco minutos para traerme un producto nuevo que han sacado y que ella ha encargado para mí que ayuda con lo del pelo, ha venido, me lo ha dado, me ha abrazado y se ha ido. Y luego en la cena y alrededor de una pizza los niños y yo hemos tenido una conversación increíble sobre cómo era eso de morirse y a dónde ibamos después. Y mi hijo me ha dicho tranquilamente: “cuando me muera mi cielo será como despertar en un bosque junto a un arroyo y caminar hacia una aldea y que tú salgas a recibirme y me abraces”. Qué puedo decir a eso?

Y llega la noche y mientras ellos duermen yo me siento rodeada de luz por fuera y llena de luz por dentro. Y siento paz, y siento también que son tantas cosas, pequeñas y grandes que fluyen en el tiempo y que casi pasan desapercibidas si no te mantienes despierta, consciente, mirando y paladeando. Porque todo esto ha pasado sólo hoy. El día de hoy ha sido un día especial y único, aunque al mismo tiempo no haya pasado nada aparentemente especial, pero lo ha pasado todo.

Porque estas semanas está habiendo otros días, días de esos en los que sí hay acontecimientos destacados, de esos que sí es fácil ver, y conmoverse y ser consciente. He vendido mi casa de Madrid, por ejemplo, y he comprado un piso en Palma, justo todo seguido en apenas dos días. Ya soy un poco más mallorquina si cabe. He recibido la confirmación de la publicación de uno de los libros que escribí este verano y de una guía que he elaborado para Unicef, y he enviado el tercero a la editorial, me voy a Panamá unos días la semana que viene en parte trabajo y en parte de vacaciones a un sitio increíble con mi hijo y parte de nuestra familia mallorquina, he emprendido el camino de la búsqueda de orígenes de mi hijo en respuesta a su petición antes del verano…están pasando cosas, muchas cosas importantes, de las visibles, de las que desde fuera y desde dentro sé importantes.

Están las unas, y están las otras. Y todas suceden. Y si no las ves y atesoras, pasan. Las vives, pero te las pierdes si no estás despierta.

Y antes de acabar de escribir esto, ha comenzado una lluvia potente, la tercera del día.
Pepa

23 comentarios a “Permanecer despierta”

  1. Simplemente gracias, por iluminar ni noche.
    Por traer cordura y paz a días difíciles.
    Un abrazo

  2. Gracias por expresarte desde dentro, despierta, avivas los sueños. Tus palabras llenas de agradecimiento, se necesitan para hacer crecer todas las semillas que aun dormidas, esperan en silencio…
    Gracias

  3. Qué bien SIEMPRE leerte… No imaginas cómo conecto con todo lo que vives. Cuídate y sigue cuidando así de lo que toca, Pepa. GRACIAS

  4. Honro mis dias en todas las modalidades e infinitos contrastes .
    honro mi familia …la de sangre y la elegida de la q tu y Jose formais parte …de esos cielos multicolores , mares embravecidos y calmos .Naturaleza simple e inmensa.

  5. Sin parabras… una abrazo de los que nos gustan. Gracias Pepa

  6. ME GUSTA TU BLOG. YO TAMBIEN SOY MADRE SOLTERA, ME VOY A LLER ESOS LIBROS QUE RECOMIENDAS,,, YA ESTABA DETRAS DE DOS DE ELLOS EL DE ABERASTURI Y EL DEL NEUROLOGO , GRACIAS

  7. Gracias de corazon y un abrazo grande y lleno de luz, Mar
    Pepa

  8. Gracias a ti por todas las semillas que sigues dejando, Georgina, que son muchas.
    Un abrazo,
    Pepa

  9. Un abrazo inmenso, Elena, espero que dolor poco a poco sea menos lacerante.
    Pepa

  10. No tengo palabras para darte las gracias, Txus. Sé que lo sabes. Te quiero.
    Pepa

  11. Mmmm recibido! Gracias, Natalia!
    Pepa

  12. Gracias a ti, Carmen, y espero que te conmuevan tanto como a mi.
    Un abrazo,
    Pepa

  13. Siempre me emociona leerte, te sigo desde que asistí a uno de tus talleres sobre vínculos, salí muy conmovida. También soy psicóloga y creo que lo que escribes ayuda a mucha gente. Te admiro. Un abrazo.Gloria

  14. Mil gracias Pepa. Me encanta leerte. Haces que fluya lo mejor de mi, me conectas con el agradecimiento y con la necesidad de ponerlo más a menudo en práctica con las personas que quiero.

  15. Me gusta tu “ser consciente”. Qué poco lo ponemos en práctica. Será uno de mis objetivos de este otoño. Lo conseguiré?

  16. Pepa, GRACIAS!!!! este post es de los que me guardo y releo y releo y releo, no te conozco en persona, pero me gustaría hacerlo, y aun sin conocerte, las palabras que me salen son: te quiero, es ese amor al ser humano con el que conectas, con el que sientes, con el que te reconfortas y con el que fluyes!
    GRACIAS de nuevo! Eres guay ; )

  17. Gracias, Caro, casi ruborizada ;-) y un abrazo inmenso hasta que nos conozcamos en persona.
    Pepa

  18. Con este post vas a iluminar a esa persona especialmente…
    Soy tan feliz de teneros tan cerca y me siento tan afortunada de ser tu amiga que no hay día que no de las gracias por el regalo de tu amistad. Os quiero muchísimo.

  19. Creeme cuando te digo que el regalo es mutuo, Susana. Gracias de corazón. Te quiero. Pepa

  20. ¡Que grande eres Pepa! que suerte que haya gente como tú que escuche de verdad a los demás, en un mundo tan lleno de ruidos. ¡no dejes de escribir nunca! ¡GRACIAS!

  21. ºHola Pepa gracias de corazon por este articulo y este blog , me he emocionado mucho al leerte y sobre todo he sentido que el corazon se me ponia blandito y sonriente.Es tan!!! necesario escuchar todo lo que dices COMO FAMILIAS, COMO MADRES , COMO MUJERES , COMO HIJAS!!!
    Me gustaria contactar contigo en privado para trabajar en un proyecto de orientación a familias de un cole de Mallorca, pero no veo tu contacto por eso te dejo este mensaje.Puedes escribirme al mail?? , para nosotros seria un honor..muchas gracias!

  22. Hola Pepa
    He llegado hasta aquí por una casualidad de la vida. Quería un libro sobre psicología perinatal y cogí tu libro “Ser madre, saberse madre, sentirse madre” buscando otra cosa de la que he encontrado.
    Me está maravillando el libro y me estás conmocionando. No dejo de emocionarme con todo lo que narras y con tu perspectiva de la vida y la gente.
    Qué ser más mágico eres!.
    Muchas gracias por todo lo que me has dado y suerte en tu recorrido.

  23. Querida Susana,
    Gracias de corazón por este regalo de comienzo de día. Ese libro es especial para mí y cada eco que recibo me recuerda por qué hago lo que hago y lo afortunada que soy. Gracias!
    Pepa

Dejar un comentario