La magia existe

22 noviembre 2016
Etiquetas: , ,

Mañana mi hijo cumple 10 años, y el sábado nosotros cumplimos nueve de familia.

Por mis 40 hicimos una fiesta grande, de la que hablé ya aqui, y José me preguntó por qué lo celebrábamos tanto, y yo le dije que porque las decenas se celebraban más. Así que hace unos meses me dijo: “Mamá, este año cumplo yo 10” y añadió “Ya sé lo que quiero de regalo. Cambio todos mis regalos por tener a mis primos de Zaragoza y Madrid aqui”.

Y a mí aquello me pareció hermoso. Pensé que tenía todo el sentido, era como unir nuestro circulo, o más bien ese triángulo hermoso en el que vivimos tejido entre Zaragoza, Madrid y Mallorca. Y suponía celebrar el hogar que hemos construido aquí. En fin, muchas cosas. Además de que a mí no hay nada como que me dén una excusa para celebrar que la pillo al vuelo.

Así que este sábado estuvimos cuarenta y cinco adultos y treinta y dos niños en una finca de una amiga pasando el día. Faltaron muy pocas personas para estar toda nuestra gente amada. Vino gente de todas partes. Durmieron dieciseis niños en una sola habitación más otros seis en las de cerquita y otros tantos adultos distribuidos por la casa lo mejor que supe y pude.

Celebramos la vida. Celebramos la vida de José, su amor y su presencia. Celebramos nuestra llegada a Mallorca y todo lo que esta isla nos ha regalado. Celebramos el amor que nos rodea, inmenso y apabullante. Y no hubo nadie que no pusiera de su parte para crear la magia.

Porque como me dijo alguien en un momento del día: “La magia existe“. Contraté a la gente de la Ludoteca del Jardí, si no los conocéis pinchad en el enlace, es algo mágico el mundo que crean con los juguetes de madera a tamaño persona. Clemen, otro hombre mágico, vino y tocó con los chicos sus instrumentos del mundo construidos de formas inverosímiles y que en sus manos y las de los niños y niñas creaban luz. Milena y su gente que nos cocinaron delicioso mientras Hernán se hacía cargo de la parrilla. Y sobre todo Ana, mi dulce Ana, que fue de un lugar a otro sin descanso cubriendo todos los huecos que yo no vi, calentando las estufas, preparando camas, sacando magdalenas y así un sinfin de detalles. Y los demás pusieron, cuidaron, hicieron de canguros, jugaron en el suelo, soportaron mis mini riñas en un par de momentos de estrés y aceptaron dormir en sofás, cojines y sacos para que todos cupiéramos en la casa.

Por no hablar de los niños y niñas, que gozaron lo indecible, pero también fluyeron, obedecieron, se auto regularon sin que los adultos dijéramos demasiado. No se rompió nada, nada chirrió con ellos. Había desde bebés hasta los dos mayores de doce años.

Y yo me pasé el día flotando de un lado a otro. De vez en cuando me cruzaba con José que me decía “te quiero, mami” y se iba corriendo. No le vi abrir un solo regalo (hubo pocos, pero los hubo ;-)). Tampoco hubo tarta sino su helado favorito. Estuve a ratos con todos y mucho con nadie, hasta hice de sargento para lograr que los niños se durmieran.

20161121_1627321

Y al final se refuerza dentro de mí, una y otra vez, una sola certeza: que el amor se expande, que todo lo que no das se te pudre dentro, y que nuestra celebración se convirtió en goce y disfrute de muchos, porque funciona así: cuando das, se multiplica hasta el infinito. Ésta es la única forma de celebrar que para mí tiene sentido: la que puedo compartir con aquellos a quienes amo, y que ellos puedan disfrutarlo y llevarse algo, poco o mucho, pero algo de lo que me/nos entregaron este fin de semana.

Hasta el sol estuvo con nosotros todo el sábado, el domingo no, pero la lluvia nos respetó justo hasta la hora que salía el último avión. Pudimos hacer sauna y piscina. Loco pero real.

Sólo el final me puso a prueba. La logística de los coches de vuelta al aeropuerto me superó un rato, y sobre todo el hamster que le habían regalado a José. Resulta que acepté claudicar y tener mascota después de diez años, y tuvimos que andar protegiendolo todo el día de la marabunta de niños. Pues ese mismo hamster decidió aprovechar que alguno de los muchos que jugaron con él dejó el tubo de la jaula mal colocado hacia abajo para recuperar su libertad y escaparse a la finca mientras llevábamos a la gente a comer y al aeropuerto. Y hasta eso fue lección. Elegir no ocultárselo, acompañarle en el llanto, en la pregunta de “¿Por qué no se ha querido quedar conmigo?” y en la compra ayer de un nuevo hamster, su segunda mascota como ha dicho hoy en el cole claramente, nunca será la primera. Con jaula nueva, esta vez sin tubo. Se llama Pelusín, y se parece a José, se mueve mucho y le encanta escarbar en el suelo ;-)

Y acabo este relato de la magia transcribiendo un trocito del comienzo del texto que su profesora de primero y segundo de primaria (esa de la que ya he hablado otras veces en este blog y que ha sido un angel para nosotros dos) le escribió en un album que le regaló con fotos de cuando iba a clase con ella y de sus trabajos. Escuchar a José leerlo en alto con ella pasándole el brazo por encima, la noche anterior a la fiesta mientras cenábamos con ella, su marido, mi hermana y mi cuñado es uno de esos momentos que llevaré en el corazón mientras viva:

Han pasado cuatro años y algo más desde que te conocí. Enseguida vi que eras un niño especial, sensible y amoroso. Todos necesitamos amor y cariño para vivir pero no todos sabemos pedirlo. Tú, sí. A ti el amor te mueve, sintiéndote querido puedes aprender cosas increíbles y conseguir cualquier reto….

Gracias a todos y cada uno de los que habéis hecho este fin de semana posible.
Pepa

7 comentarios a “La magia existe”

  1. Querida Pepa, y bien digo querida porque eres AMOR de ida y vuelta. Tuve el privilegio de conocerte hace unos dias en Dinosti y estoy encantada. Soy una privilegiada por haber tenido la oportunidad de conocerte. Tu formas parte de esas personas maravillosas q hacen q el mundo sea mas humano,mas calido, mas magico. Y q merezca la pena. GRACIAS por existir

  2. Muchas gracias por compartilo con nosotros Pepa… se ve que fue un día lleno de emociones, y eso se queda en el corazón.

    Y bienvenida a Pelusín!

  3. Pepa, José. ¡La magia existe!
    Gracias a vuestra creatividad, ilusión, trabajo, logística y…a todos los que tuvimos el placer de estar, esa magia nos envolvió.

  4. Felicidades Pepa!! vaya relato de amor y felicidad! me has alegrado el día y me has dado ideas sobre cómo celebrar mi próximo cumpleaños dentro de unas semanas ¡te envío un gran abrazo!

  5. Para nosotros también fue un momento especial. Vivir la experiencia con vosotros y toda la maravillosa gente que os acompañó resultó muy gratificante. Gracias Pepa y José por permitirnos formar parte de la familia. Os queremos!

  6. Querida Pepa,
    !Que emoción transmiten tus palabras!Parece que estamos viendo TODO, como en una película donde se mezclan las acciones, las emociones, los imprevistos y los finales…
    Muy valiente has sido para coordinar todo el fin de semana, valiente y decidida; pero claro, esto ya nos lo has demostrado en otros momentos ¿verdad?

    Del hamster yo también tengo una anécdota divertida de cuando mi hijo era pequeño, el animal no llegó a casa, se escapó en el coche de mi tía y fue una gran odisea conseguir sacarlo, podía morder el cableado!Costó lo suyo que el coche quedase intacto, jajaja..

    Gracias por compartirlo y abrazos inmensos…

  7. Qué hermoso… hermosa familia y hermoso José! felices 10! (10!! :)

Dejar un comentario