Historias de amor

28 enero 2011
Etiquetas:

De vez en cuando llegan historias de amor a tu vida que te conmueven y te hacen recordar que la comunión que se establece entre las almas de dos personas que se aman las hace florecer y crea un universo que merece una vida llegar tan sólo a conocer.

Esta semana me llegaron dos ejemplos que quiero compartir:

La primera, “José y Pilar” la vi ayer. Aqui va el trailer:

Es una historia de amor conmovedora, es el reflejo de la cotideanidad (que no de la intimidad como bien decía Pilar en el preestreno) de un escritor y un referente de vida, el reflejo de una mujer que camina de la mano, que no detrás, el reflejo de toda una concepción de la vida y el mundo de Saramago. Pero sobre todo su amor. Veinticuatro años juntos, y se conocieron tarde, muy tarde.

Ella dijo también algo muy bello cuando le preguntaron por todas y cada una de las dedicatorias de los libros de Saramago, que siempre fueron a ella, dijo “mi vida es una declaración de amor”.

La otra historia está en “Camino a la libertad” la historia de un grupo de siete personas que atraviesan más de seis mil kilómetros andando desde Siberia a la India para obtener su libertad de los campos de concentración. Una historia para ver en el cine por los paisajes y llena de valores de los que ya no hay. Hay un momento brutal en que un protagonista que lleva años ya en el campo, le dice al lider que lidera la escapada y que acaba de llegar “Llevo años esperando a que llegara alguien como tú, alguien que posee la cualidad para que la huida funcione y llevarme a la libertad” ” Y cuál es esa cualidad?” “La bondad” le dice.

La historia de amor la refleja el protagonista. Caminó más de seis ml kilómetros porque a su mujer la torturaron y le obligaron a delatarle (él presencia la delación y lo único que le dice mirándola y llorando es “qué te han hecho?” , y está convencido de que ella nunca podrá perdonarse a sí misma, sólo él podrá hacerlo, por eso necesita volver. Primero camina seis mil km y luego tiene que esperar 40 años a que Polonia sea libre y le permitan entrar. Y lo logra.

Amor en mayúsculas. Para no olvidar.
Pepa

Dejar un comentario