En tránsito

27 enero 2015

En tránsito, en camino…siempre, pero algo más.

Estos últimos tiempos los cambios se hacen visibles… No quiere decir que antes no ocurrieran, pero fueron íntimos a ratos, inconscientes otros y muchos disimulados y sutiles. Pero la vida parece empeñada en ser paladeada. A consciencia. En cada minuto lo que toca: gozo, caricia, escalofrío.. Y en enseñarme a hacerlo visible, a dejar lo que soy a la intemperie.

Cambié de piel, me quedé calva y como dijo un amigo, es todo un cambio de piel. Mucho más profundo de lo que se o puedo explicar.

Cambiaron trazos de mi alma. De la mano, una vez más, de los ojos de mi hijo, de su camino, de su luz. Su camino interior, verle recuperar su alegría, fortalecer la ternura y no rendirse ni ante los monstruos.. Y yo detrás, callada, sosteniendo.

Cambiaron mis palabras, me salen menos (este blog es prueba de ello, perdonadme). Y andan cambiándome también. Las que digo explícitas y directas, las que convierto en metáfora, aquellas que se vuelven guía: consciencia, alegría, red..

Ando cambiando estructuras, deberes y exigencias internas, tan íntimas que son casi como una segunda piel de la que cuesta deshacerse. Cada vez tengo menos ganas de ser “nada” y más ganas de ser sencillamente feliz.

Pronto cambiaremos de horizontes. Ya toca. Un anhelo demasiado pospuesto. Y muy lleno de luz.

Caminando…siempre, pero un poco más.

Pepa

9 comentarios a “En tránsito”

  1. Compartir tu “vulnerabilidad” ayudara a otros a evidenciar debilidades y sustituirlas por fortalezas…Gracias!!!

  2. Mudar la piel, mudar las hojas, savia nueva o simplemente cada paso más sabia. Feliz trayecto. Un abrazo.Mercedes

  3. Pepa!!! Esa debilidad te hace grande… si ese camino no quieres hacerlo sola, aquí estamos… W

  4. Gracias por tus sinceras palabras, llenas de ternura pero también de fortaleza.
    Gracias por ser un faro que da luz en mi también particular lucha.
    Desde mi corazón te mando toda la fuerza.

  5. Como te entiendo Pepa, y cómo me has movido por dentro. Te envío toda la fuerza que se pueda enviar por aquí. Ojalá, que todas tus propuestas de seguir siendo feliz y ser consciente de ello, te lleguen de inmediato, pues tenemos todo y a veces solo es preciso detenernos a verlo.
    Es tan difícil y tan sencillo a la vez ser feliz, disfrutar de cada instante. Tomar aire y respirar, detener el tiempo y a veces, no ser tan exigentes con nosotras mismas, pues sin darnos cuenta, la vida pasa y con ella, nuestros seres queridos.
    Un fuertísimo abrazo y seguir mudando de piel.
    Me encantó escucharte en Puente La Reina( Navarra)

  6. ¡Qué proceso duro y bonito! Gracias por compartirlo. Gracias por tu honestidad, me ha emocionado.

    Sin prisa, paso a paso… ¡Y a por el siguiente!

    Un abrazo.

  7. Gracias a todas por vuestras palabras, por emocionaros conmigo y por comprender entre lineas.
    Aunque hable poco, sigo creyendo en que compartir tiene un valor en sí mismo.
    Sé que no estoy sola. Muy al contrario.
    Un abrazo grande y conmovido,
    Pepa

  8. Mi linda amiga, solo decirte cuando amor hay en mi corazón para tí. No hay distancia para pensarte, para sentirte, para decirte que entre tantos cambios siempre queda el amor, el amor que has sembrado, que das y recibes, que disfrutas, que te hace ser feliz. El amor que está en ese horizonte que también cambiará.
    Recibe desde estas montañas andinas un abrazo sereno, largo y apretadito con el susurro al oido: Te quiero, te quiero mucho Pepa!!! :-)

  9. Una vez leí un relato de barcos y piratas que se guiaban tan solo por los destellos de luz que escapaban de sus linternas. A veces distingo aun estos destellos y casi inconsciente inicio mi camino hacia ellos como atraído por una fuerza superior.

    Mi amiga, tu tienes esa luz interior que emite estos destellos. Gracias por emitir tu luz. Es un gran faro para todos ó al menos para mi. Desde Mallorca tres besos para vosotros.

Dejar un comentario