Antonio López y la belleza

6 septiembre 2011
Etiquetas:

Escribo esto recién llegada a casa de ver la exposición de Antonio López que me ha conmovido mucho más de lo que esperaba (y esperaba mucho).

Siempre que el arte me llega adentro, con esa sensación de quedarte boquiabierta, de que tu alma se expande, tu piel se estremece y tocan algo dentro de ti que apenas sabes poner en palabras…cuando me llega esa sensación como hoy, ante el cuadro de su hija leyendo, o de su hija jugando en el balcón o de esas cuatro mujeres de Tomelloso sobre papel, o de la mujer en la playa…

…pienso lo mismo, que la belleza y la bondad también existen en este mundo, y son reales y nítidas, no un espejismo, y son el alimento de nuestra alma.

Pero qué necesario es catarlas de vez en cuando, qué necesario es que alguien te acaricie, ver un cuadro donde como decían en el video de la exposición “se ve el arte que hay en la misma realidad”, sentir el sol en tu cara, la mano amiga, el favor atendido por anticipado…qué necesario es no olvidar que la vida también es eso, que sobre todo es eso.

Porque lo demás ya lo sabemos. Lo demás nos lo recuerdan a diario. Pero esto…el amor y la belleza hay que saber mirarlos y poder mirarlos, que no siempre es lo mismo, verdad?.

Que no se os escape si podéis.

Pepa

9 comentarios a “Antonio López y la belleza”

  1. mmm… te han impactado casi casi los mismos que a mí.. que no son precisamente sus cuadros más publicitados…
    una píldora de belleza al día.. para cada uno.. por prescripción facultativa.. crearía un mundo infinitamente más amable (de amor) y amoroso (también de amor).. y of course, más bello. Feliz día.

  2. Totalmente de acuerdo. No siempre es lo mismo.

  3. La belleza y la bondad también existen en este mundo: esto sí que es OPTIMISMO ANTROPOLÓGICO. Que se nos meta hasta lo más profundo del corazón y que lo irradiemos. Y con los niños, y desde la educación, es un privilegio intentarlo.
    Abrazos,
    Jacobo

  4. La existencia se nutre con viajes a la esencia.

  5. Me ha encantado lo del optimismo antropológico! Yo en los talleres siempre digo que para trabajar en la educación, en servicios sociales, en general en profesiones que modelan y configuran las vidas de la gente hay que ser “optimista patológico” ver siempre el vaso medio lleno. Y en cierto modo, hay que hacerlo para vivir.

    Pero no es una postura ilusa, ni ingenua. Como ya dijeron hace mucho tiempo hay “razones para la alegría” y son razones objetivas. Pero como le dije a Inés en su bautizao (cuánto tiempo ha pasado, verdad, jacobo?) la alegría es una opción. Una de esas opciones en las que se nos va la vida. Por eso, como dice Olga, no siempre querer y poder es lo mismo.

    Y gato, tienes razón, son esos viajes los que dan sentido. Lo complicado es lograr la consciencia suficiente para ver la multitud de viajes a la esencia que tenemos cada día.

    Gracias por los comentarios, es genial empezar el día así!
    Pepa

  6. Qué sugerente lo que decís… No hay duda de que hay muchas, muchísimas, razones para la alegría, y claro que es una opción de vida, aunque en algunos casos, tristemente, esa opción ni se contempla, porque la alegría no se conoce. ¿Cómo podemos ayudar a “descubrir” la alegría, y a contemplarla como opción de vida, a quién no la conoce? Y cómo ayudamos a comprender que la opción más rentable es ver el vaso medio lleno?

    Saludos, y una sonrisa para todos los que escribís aquí.

  7. A veces apetece decir; “un momento por favor, quítate estas gafas y pruébate estas, a ver si están un poquito más graduadas”, ¿verdad? Pero alguna vez no doy con las ópticas abiertas… Y otras es un privilegio estar presente cuando la gente se prueba unas nuevas, y se las queda porque le gustan, porque le quedan bien, o porque simplemente, ve mejor.

  8. ¡Genial encontrar un espacio que hable de la alegría!
    Alegría del reencuentro con mis hijas, con mi madre,con los compañeros del trabajo, con la sonrisa de los niños de mi escuela,con la ducha caliente,con el plato de comida lleno….Alegría por el privilegio de vivir aquí.
    Alegría por el encuentro allá (Casa solidaria en Manabí).Energía para cambios reales,mujeres más visibles,solidaridad más palpable,niños más nutridos que han aprendido a leer y escribir, familias con menos violencia,abrazos de niños y mujeres llenos de ternura y agradecimiento.
    Yo no he visto la alegría y belleza de los cuadros de Antonio López(lo intntaré si todavía llego a tiempo) Simplemente he sentido la alegría y belleza de aprender de cada una de las personas que he convivido allá, en Ecuador.

  9. […] comentarios a mi entrada anterior me han llevado de nuevo a la alegría. La alegría es uno de mis temas vitales personales. Me […]

Dejar un comentario