Amar y ser amada

16 junio 2013
Etiquetas:

Reconocerse en los ojos de otra persona, en ese abismo que cabe detrás de la mirada de cada uno de nosotros, es uno de nuestros anhelos básicos de eternidad.

Esa vivencia de comunión, donde los límites de tu piel acaban en la piel de otra persona, en su temblor, incluso en sus lágrimas.

Esa certeza de pertenecer a alguien o a algo, no como una posesión sino como algo que no soy yo, ni eres tú, es un «nosotros» que es diferente y es mejor. Un amigo mío dice siempre «no soy yo el fuerte ni tú el fuerte, es el amor que nos une el que nos hace fuertes».

Pero también esa sensación de cobijo, la misma que casi todos tuvimos en el abrazo de nuestros padres o nuestros abuelos o quien fuera que nos amó y nos cuidó de niños. Ese momento mágico que llega al descansar tu cabeza en el regazo de otro y escuchas su corazón. El tiempo se detiene y te sientes contenida, protegida, amparada. Es una parte del amor de la que pocos hablan pero que nos lleva a permanecer mucho más allá de lo racional.

Y despertarse enredada al cuerpo de otra persona, ese olor que cobijó tus sueños y que sigue ahí al despertar. Sentir que no se esfumó, que vino para quedarse.

El mismo olor, la misma presencia que te cuida en cada pequeño detalle, en esas rutinas de amor que llegan a formar parte del aire que respiras. La caricia, el café de la mañana, la mano al pasear…pero también la compra hecha a medias, esa toalla puesta como sabe que te gusta que la pongas, o ese «descansa, que hoy me hago cargo yo». Ser tu compañero de vida.

Y luego el tiempo que pasa, y que va dando profundidad al hilo del amor, hasta hacerlo radical o hasta romperlo si no tiene espacio en el alma del otro y acaba pesándole.

Y el proyecto de vida compartido, con hijos o sin ellos. La consciencia en esa opción renovada. «Hay que querer querer» dice una de los ángeles de mi vida. Eso es fidelidad, y da otra dimensión a la entrega.

A veces pasa. A veces se llega a 65 años de amor compartido. Es un don, un regalo de la vida y una opción personal renovada día a día a lo largo de 10, 40, 50 o 65 años. El don y la opción han de ir de la mano. La vida te pone delante a la persona, incluso a veces a varias. Elegir amarla es siempre nuestra opción.

Pepa

19 comentarios a “Amar y ser amada”

  1. Si en este momento sientes así, enhorabuena! No es fácil 🙂

  2. No lo es, Ana, por eso quería/necesitaba recordarlo. Para no perder el norte 😉
    Pepa

  3. Que bien te expresas Pepa, y expresas ese sentimiento que es tan difícil ponerlo en palabras…me encanta leerte, es un regalo para los sentidos y el alma! Un abrazooo de esos que conectan almas…

  4. Gracias silenciosas y abrazadas 🙂
    Pepa

  5. Q maravilla … Tienes un don especial para escribir y describir sentimientos. Felicidades! Tengo pendiente releer el libro a traves del cual re descubrí, Ser madre… Seguro q me vuelve a emocionar!

  6. Gracias, gracias…ese libro ha traido tantas cosas buenas a mi vida!
    Un abrazo,
    Pepa

  7. Gracias Pepa!
    Esta entrada me ha conmovido enormemente. Siempre me gusta leerte y hoy necesito hacértelo saber. Eres una referencia para mí, como madre, como profesional (soy maestra). La entrada de hoy ha conectado al 100% con el sentimiento que tengo hacia la persona con quien comparto mi vida y me ha tocado la fibra tan de cerca que estoy hecha un mar de lágrimas, de esas que no duelen, de esas que liberan, que me hacen sentir plena y viva. MUCHAS GRACIAS!!!!

    Yolanda

  8. Gracias de corazón, Yolanda. Por leerme, por sentirlo y enhorabuena por tener a esa persona. Me he emocionado leyéndote. Mensajes como el tuyo hacen que me reafirme una y otra vez en ese «poner palabras» a lo que voy viviendo. Gracias por recordármelo! 😉
    Un abrazo inmenso,
    Pepa

  9. Me vas a disculpar pero no he podido evitar enlazarte en una entrada desde mi blog… si tienes algún problema, dimelo y la retiro. Gracias!

  10. Disculparte? Al contrario, agradecida 😉
    Abrazos,
    Pepa

  11. Te he descubierto gracias a Lady Cobijo y no puedo estarle más agradecida. Me has conmovido tanto…
    Un abrazo.

  12. Gracias, qué ilusión las redes que se tejen!
    Un abrazo y bienvenida,
    Pepa

  13. Me hace feliz leer esto!!
    un abrazo

  14. Gracias Pepa, porque pones en palabras cosas que siento y pienso, en la certeza y la dificultad que me suponen. Elegí ser madre sin tener compañero, pero sigo creyendo en su llegada y en nuestro encuentro. Que no se nos olvide nunca, porque siempre hay tiempo, para elegir amar.

  15. Pues ya somos dos, yo también lo elegí y yo también sigo creyendo en ello 😉
    Tiempo para elegir amar..hasta el último día.
    Un abrazo,
    Pepa

  16. Queridísima Pepa:
    Una vez más has traspasado mi alma con tus palabras…me has emocionado y me ha llevado a darle gracias a Dios por la persona que tengo a mi lado…el hombre más bueno y maravilloso del mundo. Nosotros luchamos por hacer que el hilo de nuestro amor se haga radical. Ojala pronto podamos escribir nuestra historia de amor junto a nuestros hijos que esperamos algún dia lleguen. Y ojala tu también encuentres a esa persona a la que vas a hacer inmensamente feliz con esos sentimientos y capacidad de querer que tienes. Que belleza de alma y corazón niña! Enhorabuena! Un abrazo.

  17. Gracias con todo mi corazón, Pilar. Me quedo con tu deseo 😉
    Un abrazo inmenso, y gracias por saber leer mucho más allá de lo que sé escribir 😉
    Pepa

  18. Yo también llego hasta aquí a través del Blog de Lady Cobijo y su recomendación de este blog y del libro «Ser madre, saberse madre, sentirse madre», que estoy deseando leer, puesto que he decidido también intentar (no sé si lo lograré) ser madre sola, sin ese compañero que me encantaría encontrar para compartir todo lo que expresas en el post de hoy.

    Gracias mil por compartir con nosotros tu sensibilidad. Un fuerte abrazo.

  19. Un abrazo, Begoña, y ojalá te guste el libro. Ser madre transformó mi vida de un modo casi inefable 🙂
    Mucha suerte y gracias por leerme!
    Pepa

Dejar un comentario




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies